Mirrorshades

Poco a poco he ido avanzando por las lecturas de este libro. Hace un par de semanas ya lo terminé pero no he tenido tiempo para reflejar la variedad de historias que se ven representadas.
Ahora busco nexos de unión. Stonehenge, tal vez; un color: el gris, el blanco y el negro, incluso el rojo de la sangre. Una luz tenue. Fotografías en blanco y negro. Y drogas, muchas y de muchos tipos.
El ser humano con implantes, cables; conectado a máquinas, a armas, capaz de transmitir música con su pensamiento o ver a través de ojos sintéticos. Nos alimentamos con pastillas. Las capacidades del hombre llevadas al límite físico o mental.
Historias individuales, tal vez íntimas. Un solo protagonista y su vida. La música aparece en algunas de ellas. Somos la prolongación del ejército o de programas espaciales venidos a menos. Para todos ellos, sólo les queda la salida transversal. Unas veces más afortunada, otras menos.
La civilización como conocemos hoy en día totalmente destrozada. El concepto territorial ha quedado desmoronado en alguno de los pasajes. Ciudades con bandas que luchan o islas refugio.
Espectacular la vida de Houdini, llevada al límite. Un «reality show» de mediados del siglo pasado, maquillado como documental. Lágrimas y retos. Volvemos a ver al ser humano llevando al borde sus capacidades. Casi real.
La Catedral con las piedras cobrando vida. Las diferentes clases sociales, el poder que ejercen unas sobre otras, el miedo y el final que da la luz. Esperaría una continuación. Mucha más luz.
Sirenas, sexo, experimentos biológicos, clonación, humanos con branquias. Me dejó un mal sabor de boca. No sé si culpa del autor o del olor del transporte público mientras leía.
Los últimos serán los primeros. Especiales son los dos relatos de Bruce Sterling. Un espacio-tiempo muy imaginativo, con los saltos temporales para explotar recursos y la estación espacial reconquistada gracias a los globos.
Estoy esperando los siguientes textos, junto a las lecturas diarias de los artículos de los Indianos.
Limpio el mate y me voy a la cama.

4 comentarios

  1. Disfruté mucho la lectura de Mirrorshades. Como bien dices, son variadas la historias que contiene. Es una mezcla curiosa de pasado y futuro, y…de mil cosas más. Uno de los aspectos más sugestivos es la presencia de la tecnología y la capacidad de transformación que confiere su uso, incluso de dominio y control.

    Saludos.

  2. Y no olvidemos ese momento increíble del que siempre hablamos en «Estrella Roja, órbita invernal»:

    —Pero ¿por qué? —Korolev sacudió su cabeza, profundamente confundido— ¿Por qué han venido?

    —Te lo hemos dicho. Para vivir aquí. Podemos agrandar esta cosa, quizás construir más. Dijeron que nunca podríamos vivir en los globos, pero fuimos los únicos que los hicimos funcionar. Era nuestra oportunidad para llegar aquí, por nuestra cuenta. ¿Quién podría querer vivir aquí por voluntad de un gobierno, por alguna división del ejército o por un grupo de chupatintas? Tienes que desear una frontera, quererla hasta en los huesos, ¿sí?

    Korolev sonrió. Y él le devolvió la sonrisa.

    • Paradojas de la vida… El que más había luchado por su gobierno, hasta ser condecorado. Resignado a una frontera… Muchos años en la estación… Su FRONTERA se derrumba y llega la luz. Te deja un gran sabor de boca esa sonrisa de ambos.

Responder a Francisco Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *